Todos los que hemos estudiado el régimen nazi sabemos que había un gran componente oculto en el pensamiento de los principales líderes de este nefasto movimiento. De hecho, era común que los máximos líderes y mentores del partido nazi pertenecieran a sectas secretas y la principal era la sociedad Vrill.

El siguiente artículo habla de la médium María Orsic que logró una enorme influencia con la élite nazi al supuestamente contactar con inteligencias extrahumanas y obtener tecnologías.

Debemos tomar los hechos con precaución, sin embargo, los datos presentados son una realidad, especialmente la existencia de la sociedad Vrill y su influencia en el movimiento. También es un logro reconocido por importantes científicos de la época los supuestos contactos de María Orsic con entidades no humanas.

¿Cómo se conectan María Orsic y la sociedad Vril a los platillos voladores alemanes?

Durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes anhelaban cualquier ventaja sobre sus oponentes. Ya fuera tecnología, inteligencia o fuerza, querían ser lo mejor de lo mejor. Cuando Maria Orsic, una joven nacionalista alemana, se acercó para compartir sus notables dones, los nazis estaban encantados. Lo que descubrieron sobre ella fue más espectacular de lo que nadie podría haber imaginado: María podía comunicarse con los extraterrestres.

¿Qué es la Sociedad Vril? Maria Orsic y la Sociedad Secreta Alemana

Maria Orsic

María Orsic era una médium y la líder de una sociedad secreta nazi, conocida como el Vril, que existía en la época de la Segunda Guerra Mundial. La Sociedad Vril se estableció después de que Orsic recibiera comunicaciones de extraterrestres que habían vivido en lo que hoy es Sumeria. Estos seres eventualmente partieron de la Tierra hacia el sistema solar de Aldebarán. Los Vril se llamaron así mismos por la antigua palabra sumeria «Vri-ll», que significa «parecido a Dios».

Los miembros de los Vrill eran atractivas jóvenes que se dejaban crecer el pelo hasta más allá de sus caderas, lo cual no era característico de la época. La lógica para hacer crecer su cabello a una longitud tan extravagante se centraba en su creencia de que el cabello humano actúa como una antena para hacer contacto con los extraterrestres. Creían que podían usar sus habilidades telepáticas para comunicarse con estos seres de otro mundo y dar a los nazis algún tipo de ventaja sobre sus oponentes.

Después de hacer contacto con los extraterrestres, Orsic transcribió la información en dos guiones diferentes. El primero era un idioma secreto de los Templarios alemanes que ella no entendía personalmente. El segundo era un idioma antiguo que los historiadores suelen relacionar con el grupo ocultista alemán conocido como «Thule». La mayoría de estos estudiosos están de acuerdo en que este lenguaje proviene de la antigua Sumeria, donde una vez prosperaron los extraterrestres.

Una vez que las transcripciones se tradujeron al alemán, los Vril se sorprendieron. La antigua raza había dado a Orsic instrucciones muy detalladas para construir un platillo volador.

Los investigadores creen que la información canalizada por Orsic llevó a la Alemania nazi a crear platillos voladores futuristas. Algunos historiadores señalan el supuesto uso nazi de los llamados «foo fighters», u objetos voladores no identificados, durante la Segunda Guerra Mundial como prueba de la superioridad tecnológica de las aeronaves del país. Estos platillos voladores, como la Campana Nazi, tenían forma de esfera y brillaban con una luz intensa, y algunos creían que eran capaces de interferir en la comunicación de sus enemigos.

Después de todo esto, la Sociedad Vril desapareció repentinamente sin dejar rastro. Sus cuerpos nunca fueron encontrados. Aunque nadie puede estar seguro de dónde fueron exactamente, una última carta de Orsic a los miembros de la Sociedad Vril decía «niemand bleibt hier», o «nadie se queda aquí». Es posible que el Vril usara las instrucciones canalizadas de Orsic para construir una nave espacial y dejar el planeta.

Teoría de la salida: Viaje al Sistema Solar Aldebarán

Parece que Orsic tenía la intención de comunicarse con los extraterrestres del sistema solar de Aldebarán con un propósito. Después de recibir instrucciones para construir un platillo volador, tiene sentido que el Vril partiera de la Tierra hacia Aldebarán. Este sistema solar existe en la Constelación de Tauro, que está a 68 años luz de la Tierra. (Para comparar, Alfa Centauri, el sistema solar más cercano al nuestro, está a 4,35 años luz de la Tierra).

Los que creen que Orsic partió de la Tierra hacia Aldebarán argumentan que los miembros de alto nivel de la Sociedad Vril, junto con otras sociedades secretas alemanas como la Thule, tenían una financiación adecuada del régimen de Adolf Hitler para la construcción de platillos voladores. Después de todo, el principal ingeniero de Alemania, Werhner Von Braun, no ocultó el hecho de que los nazis recibieron abundante información técnica de los extraterrestres antes y durante la Segunda Guerra Mundial.

Werhner Von Braun, padre la Nasa y creador de los cohetes saturno que llevaron el hombre a la Luna

La conexión entre Rudolf Hess y Maria Orsic

Otra afirmación popular de los historiadores de la Alemania nazi es que Orsic proporcionó toda su información canalizada a una estrella en ascenso dentro del partido nazi llamado Rudolf Hess. Según esta teoría, Orsic le dio a Hess hasta el último detalle de sus comunicaciones con el Vril para expresar su nacionalismo alemán. Hess se convirtió en una figura influyente en el partido nazi.

Si los teóricos están en lo cierto, Hitler y sus secuaces confiaron en las detalladas canalizaciones de Orsic para crear una serie de platillos voladores y otras armas de alta tecnología para su uso en la guerra. Estos teóricos también creen que los nazis financiaron millones de dólares para un programa de alto secreto dedicado a dominar el vuelo con platillos voladores y otras aeronaves similares a los OVNIs.

Científicos nazis confirman el contacto

Un otro pionero espacial alemán llamado Hermann Oberth se hizo eco de las afirmaciones de Von Braun de que los alemanes tenían conocimiento de los extraterrestres. Oberth fue uno de los mejores diseñadores de cohetes del Reich Alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque pasó a trabajar para el programa espacial de los Estados Unidos para enviar hombres al espacio exterior, Oberth es mejor recordado por sus declaraciones que vinculan a los nazis con los extraterrestres.

De acuerdo con Oberth, los nazis no podían «tomar el crédito» por sus avances en una serie de campos científicos. Como Von Braun, Oberth afirmó que los nazis recibieron una gran ayuda de una forma de vida extraterrestre superinteligente. Oberth se refirió a estos extraterrestres de Vril como «gente de otros mundos».

Si uno toma la palabra de Oberth y Von Braun, queda claro que el gobierno nazi obtuvo una significativa ayuda militar de los alienígenas altamente avanzados. Muchos teóricos de la conspiración creen que las canalizaciones de María Orsic sirvieron como el punto inicial de conexión entre los alemanes y estos superinteligentes extraterrestres.

Vril: ¿Realidad o ficción?

Los que creen en el Vril teorizan que o bien viven bajo la superficie de la tierra o en el sistema solar de Aldebarán. Sin embargo, muchos historiadores argumentan que la supuesta conexión nazi con el pueblo Vril es pura ficción.

Algunos escépticos apuntan a la novela de 1871, The Coming Race de Edward Bulwer-Lytton. En esta obra ficticia, un viajero descarriado se topa con una raza altamente inteligente de personas que viven en un mundo subterráneo. Estas personas se llamaban a sí mismas «Vril-ya». Como antiguos habitantes de la superficie, los Vril-ya comprendían mucho sobre los acontecimientos en la superficie del planeta, y sin embargo se vieron obligados a permanecer bajo el terreno tras una catástrofe mundial. Los miembros de la Vril-ya acreditaron su supervivencia con la fuerza invisible conocida como «Vril». La novela describe a Vril como una forma mística de electricidad o magnetismo que les proporcionó una superpotencia o energía cósmica que funciona en armonía con el mundo natural.

Basándose en las sorprendentes similitudes entre la novela y la historia de María Orsic, la línea entre los hechos y la ficción es bastante borrosa. ¿Estaba la obra de ficción de Lytton realmente basada en interacciones del mundo real entre alemanes como Orsic y extraterrestres legítimos?

La desaparición de María Orsic y sus seguidores sigue siendo un misterio. Quizás estas mujeres decidieron dejar nuestro planeta devastado por la guerra con la ayuda de una antigua raza. Tal vez Orsic vivió el resto de su vida en un planeta desconocido del sistema solar de Aldebarán. Explora más misterios del Espacio Profundo para llegar a tus propias conclusiones.

FUENTE: «How are Maria Orsic and the Vril Connected to German Flying Saucers?» Traducción y edición Estrella Guia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *