¿Crees en fantasmas? Este artículo de 2016 de la BBC de Brasil es muy revelador. Tras el terremoto seguido del tsunami que devastó el Japón en 2011, los residentes de las zonas afectadas por el desastre comenzaron a informar de una ola de avistamientos fantasmagóricos, lo que llevó la socióloga Yuka Kudo de la Universidad Tohoku Gakuin a investigar el fenómeno.

Si le interesa este tema un libro del gran J.J. Benítez es muy recomendable, entonces le sugiero que lea «Pactos y señales». En el libro Benítez expone varios relatos de la interacción entre los vivos y las personas que ya están en el más allá.

¡Vamos al texto de BBC!

Unos días antes del quinto aniversario del terremoto de magnitud 9 seguido del tsunami en Japón, los informes de los residentes de la zona sobre fenómenos sobrenaturales, como las apariciones de espíritus, están volviendo a la superficie.

Profesionales de diferentes áreas han estado investigando las razones de estos relatos desde que comenzaron a ser divulgados por la prensa en los meses siguientes a la tragedia – que devastó la costa noreste de Japón y dejó más de 15.000 muertos.

Para los expertos, estas personas pueden estar sufriendo algún tipo de trastorno psicológico causado por el trauma de haber sobrevivido a uno de los peores desastres naturales que se hayan producido en el Japón.

Sin embargo, Yuka Kudo, licenciada en sociología por la Universidad Tohoku Gakuin, ha cobrado recientemente protagonismo en los medios de comunicación japoneses al presentar los resultados de una encuesta que realizó entre los taxistas y residentes que informaban sobre tales fenómenos.

Realizó durante diez meses – de 2014 a 2015 – más de 200 entrevistas al azar en la ciudad de Ishinomaki, que fue devastada por el tsunami. Quince de estas personas dijeron que habían tenido contacto con fantasmas o experimentado situaciones inexplicables.

«No tengo interés en discutir si esto es verdad o no. Hay un fenómeno social y este es el foco de mi estudio», dijo a la BBC de Brasil.

Yuka Kudo, socióloga de la Universidad de Tohoku Gakuin

Yuka se enteró de los casos a través de relatos publicados en periódicos y revistas. «El tema de la vida después de la muerte ya me interesaba y me interesaba saber más sobre la muerte del tsunami, así que decidí profundizar en esta investigación», dijo.

Uno de los taxistas le dijo al estudiante que una noche conoció a una chica que estaba sola y muy extraña. Preguntó dónde estaban sus padres y la chica respondió que estaba sola. Se ofreció a llevarla a casa.

La chica enseñó la dirección, y cuando llegaron al lugar designado, el conductor la ayudó a salir del coche. La chica sonrió, le dio las gracias y, según el taxista, se desvaneció delante de él. «Él le asegura que tomó la mano de la chica y habló con ella», informó Yuka.

Otro taxista le dijo al estudiante que atrapó a un pasajero unos meses después de la tragedia. Pidió que la llevaran al distrito de Minamihama, donde el taxista dijo que estaba entre escombros.

Según él, la mujer dijo que luego preguntó si había muerto, y cuando se volvió no había nadie más.

Otro conductor dijo que recogió a un joven de unos 20 años. Cuando miró por el espejo retrovisor, vio al chico apuntando con el dedo hacia adelante.

El taxista preguntó insistentemente adónde quería ir. El pasajero habría indicado un lugar en las montañas. Cuando llegaron allí, el hombre se dio cuenta de que no había nadie más en el coche.

Simposio

El tema de los fantasmas se ha vuelto tan prominente en Japón que la Universidad Tohoku Gakuin decidió organizar un simposio sobre el significado de estos extraños eventos en la vida de las personas, especialmente de aquellas que fueron víctimas del terremoto seguido por el tsunami.

Además de Yuka, asistieron a la reunión el periodista y escritor Masashi Hijikata, que ha publicado más de 15 títulos sobre fantasmas y mensajes de personas fallecidas en el tsunami, el monje budista Taio Kaneta y el profesor e investigador de espiritualidad Iwayumi Suzuki, que realizó un estudio sobre los fenómenos y creencias sobrenaturales.

El monje Kaneta informó de que se le había consultado varias veces sobre posesiones y apariciones. «Una joven vino a mí desesperadamente, queriendo suicidarse, porque seguía escuchando las voces de los muertos todo el día», dijo.

Dice que, en los servicios itinerantes que promueve, escucha muchas historias de espíritus que buscan familia, vecinos y amigos. «Lo que importa no es si la persona cree o no en fantasmas, sino que se reconforte y escuche lo que estas personas tienen que decir», sugirió.

Yuka dijo que ha sido muy criticada por su trabajo, por traer las historias sin tener en cuenta la salud psicológica de las personas.

«Pero la cuestión de mi investigación no es si los espíritus existen o no, o si los conductores están enfermos», dijo Yuka. «Hay un fenómeno sociológico aquí; hay gente que dice haber visto los fantasmas«.

Yuka dijo que esperaba que su investigación estimulara a otros profesionales a ayudar a las víctimas. «Quiero que se reconozca esta investigación sobre las personas que tienen este tipo de experiencia», dijo.

La BBC de Brasil también habló con residentes y taxistas de la región devastada por el tsunami, pero ninguno de ellos dijo haber visto fenómenos extraños.

Pero muchos de ellos lo sabían o habían oído informes de gente que veía fantasmas.

«No lo vi y no me gusta hablar de ello, porque tengo que conducir de noche en lugares totalmente oscuros», se rió uno de los taxistas. «Tengo miedo e intentaré olvidar esas conversaciones».

Según las cifras oficiales del gobierno japonés, 15.894 personas murieron en el terremoto seguido del tsunami, que devastó la costa noreste de Japón el 11 de marzo de 2011. Otras 2.572 personas siguen en la lista de desaparecidos.

FONTE: BBC BRASIL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *