La vida extraterrestre según la tradición bíblica, los secretos de la Torá.

¿Hay vida en otros planetas?

Los seres humanos siempre se han preguntado: «¿Hay plantas, vida animal o incluso culturas sofisticadas en otros planetas?»

Esta cuestión estuvo en la mente del público durante los decenios de 1950 y 1960, cuando se iba a lanzar la primera nave espacial dirigida por el hombre. En 1960, el astrónomo Dr. Frank Drake dio los primeros pasos prácticos para encontrar una respuesta buscando en los cielos señales de radio de culturas alienígenas.

En 1961 publicó la «Ecuación de Drake», una fórmula estadística que buscaba dar una estimación de las civilizaciones avanzadas en el universo. En los cálculos se tuvieron en cuenta varios factores, como la evaluación de la proporción de desarrollo de las estrellas, el número de planetas que podrían tener condiciones favorables para la vida y la evaluación del período de existencia de las civilizaciones avanzadas. El Dr. Drake propuso que sólo en nuestra galaxia hay unas 10.000 civilizaciones más allá de la nuestra. Curiosamente, desde la primera estimación de Drake, los astrónomos posteriores han aumentado significativamente este cálculo.

¿Qué dice la Torá (Pentateuco o Biblia hebrea) sobre este tema?

Durante la preparación de los primeros vuelos espaciales dirigidos por el hombre, a los Sabios de la Torá de hoy se les hizo la siguiente pregunta: «¿Qué nos dicen la Torá y la tradición judía sobre la posibilidad de vida sensible en algún lugar del universo?

La respuesta normalmente venía más o menos en estos términos: «No conocemos ninguna respuesta negativa específica en la Torá; por lo tanto, en esencia, no hay contradicción entre los puntos de vista de los que afirman que tales civilizaciones existen y cualquier principio básico en la creencia hebrea. Sin embargo, el espíritu omnicomprensivo de la Torá infiere que no hay vida en ningún otro lugar del universo excepto la que existe en la Tierra.

Antes de que el hombre aterrizara e investigara la Luna, los astrónomos discutían vehementemente sobre la posibilidad de la vida allí. En su libro «Huestes celestiales», el astrónomo Dr. N. Vidal observó con asombro que al gran sabio y cabalista Rabino Sharabi se le preguntó sobre la posibilidad de encontrar vida en la Luna. El rabino, ya avanzado en años, respondió con calma con una cita del prefacio del viejo libro «Tikunei Zohar «2, en la sección titulada «Pataj Eliahu»:

«Y tú (Dios) creaste el cielo y la tierra… y en la tierra hay árboles y vegetación… pájaros, peces, animales domésticos, salvajes y seres humanos.»

«En vista de esta declaración,» continuó el rabino, «es casi imposible que haya vida en la Luna, porque se afirma explícitamente que: ‘en la Tierra hay árboles y vegetación, aves y peces, animales domésticos y salvajes y seres humanos. `Entonces deducimos que sólo aquí en la Tierra se han creado estos seres vivos.

Además, el Dr. Vidal sugiere que, según esta cita, no es que no haya vida en la Luna; es posible que no exista en ningún otro lugar del Universo.

También es cierto que desde que los sabios contemporáneos han expresado sus puntos de vista sobre este tema, todas las afirmaciones hechas por los científicos con respecto a la existencia de vida en otros planetas han sido tratadas con fuerte reserva por el público judío observante.

A la inversa, con el paso del tiempo, los científicos de proyección como el ya fallecido Dr. Carl Sagan han sumado sus puntos de vista a los expresados por el Dr. Drake. Sagan consideró que el número de planetas ocupados por civilizaciones avanzadas era mucho mayor que la estimación hecha por el Dr. Drake.

¿Menciona el Zohar formas de vida extraterrestre?

¿Hay alguna fuente en la tradición oral judía que pueda hacer tales manifestaciones sin usar el recurso OVNI?

En varios lugares del famoso «Zohar» (libro base de la Cábala – tradición mística del judaísmo, escrito hace 1900 años, atribuido al famoso Rabino Shimon Bar Iojai) y en el «Talmud» (Enciclopedia del conocimiento oral del judaísmo desde los primeros días hasta el momento de su compilación, entre los siglos I y II. C y IV d.C.), los Sabios nos hablan de la existencia de extrañas criaturas, generalmente invisibles, que se parecen a los seres humanos (humanoides) en algunos aspectos y también a los ángeles en otros.

Se llaman «Shedim» (generalmente traducido como «demonios») y están hechos de una espiritualidad turbia, algo insustancial. Pueden cambiar de forma y apariencia, pueden aparecer a los humanos en una variedad de formas. El «Zohar» nos da más explicaciones sobre esto: habla de formas de vida extraterrestre que existen debajo de nuestro mundo. Aunque la intención de «Zohar» puede ser no considerar sus dichos literalmente, son en cualquier caso, una clara declaración de la existencia de criaturas extra o intraterrenas de las que no tenemos conocimiento.

Ilustración de un mundo intraterreno

El «Zohar «4 nos explica que hay siete mundos debajo de nuestro – «Eretz», «Adamá», «Arká», «Guiá», «Neshia», «Tziá» y «Tevel» – que se involucran entre sí, como las capas de una cebolla. El más extenso y superficial de ellos, «Tevel», es lo que vivimos. El «Zohar» añade que hay criaturas muy pequeñas y otras grandes, en todos estos mundos, en forma de humanoides de lo más variado, que poseen una conciencia de Dios, aunque mucho más que la nuestra.

Algunas de estas criaturas llevan «ropa», otras están cubiertas con «corazas», que varían entre rojo, negro, ceniza, blanco o incluso una mezcla de colores. Muchos no viven más de diez años, otros más de cien. El «Zohar «5 nos cuenta la historia del Rabino Jiah y el Rabino Iosi que viajaban juntos y se detuvieron cerca de una roca agrietada, de repente uno de los habitantes del mundo «Arka» se les apareció y les dijo que en su mundo había innumerables habitantes como él.

Petroglifos de los indios Hope que representan los «hombres hormigas» que de acuerdo con su tradición ayudaron sus antepasados a escapar de un cataclismo os abrigando en una ciudad en el interior de la Tierra

Al comentar Génesis 8:14, «Zohar «6 explica que cuando Caín fue desterrado «de la faz de la tierra», fue aceptado por los habitantes de «Arka», cuya entrada principal estaba en la «Tierra de Nod».

Estas declaraciones, que ciertamente pasan lejos de los campos de la investigación científica, tratan de seres extraterrestres bajo nuestros pies, en lugares aún no explorados por la ciencia. ¿Los alienígenas del espacio son realmente conocidos por nuestros sabios? Conocían numerosas cosas misteriosas que existen en nuestros «mundos» y que aún son un misterio para nosotros.

Continúa…

Citas: 1)Vol.1,p.250. 2) Libro de introducción al «Zohar». 3) Rabino Moshe Jaim Luzzato (1707- 46) libro «Derej Hashem», capítulo 1, parte 5. 4) «Zohar» 1:10ª,40ª, 41ª. 5) Ibid 1.157ª 6) Ibid 1.54b

Diogo Hara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *