Hoy en día estamos experimentando una crisis mundial causada por la pandemia del virus de Wuhan, que surgió en China en noviembre de 2019 aproximadamente cuando se consideraron los casos registrados. La enfermedad se propaga por todo el mundo, causando muertes y caos económico. Estamos en cuarentena sin poder salir de casa durante muchos días, toda la vida social ha sido deshecha.

Hemos ignorado todas las advertencias y predicciones de que este evento ocurriría tarde o temprano…

¡Y las advertencias no fueron pocas! Comenzaré haciendo justicia al gran periodista y comunicador (¡también un ídolo para mí!) Iker Jiménez, presentador del programa Cuarto Milenio que, desde diciembre, había alertado correctamente sobre los peligros del Coronavirus, invitando a renombrados especialistas médicos a su programa para advertir que era grave. Pero nadie lo escuchó, al contrario, ya que «el de los misterios» fue ridiculizado por el prejuicio materialista de nuestra sociedad enferma por su arrogancia de creer que no hay nada más allá de lo que podemos ver.

Dejo aquí una entrevista suya para la COPE:

¡Felicidades Iker!

¡Y nuestra capacidad de ignorar las advertencias no se detiene ahí!

Hoy me encuentro con un artículo muy revelador del sitio Visão de Portugal. La publicación se titula «El informe de la CIA de 2005 predijo una grave pandemia que se iniciaría en China en 2020». Según el sitio el informe anticipaba «la aparición de una nueva enfermedad respiratoria humana virulenta, extremadamente contagiosa, para la que no existe un tratamiento adecuado» y menciona con precisión que se trataría de un coronavirus.

Tal es el nivel de exactitud del estudio de la CIA que la publicación destaca:

«El informe fue escrito en septiembre de 2005, pero podría haberse hecho hoy. Tal manera es premonitoria de las predicciones que estaban allí».

El artículo continúa explicando que este documento fue dado a conocer por el periodista francés Alexandre Adler a través del libro «El informe de la CIA: Cómo será el mundo en 2020» editado y publicado en Portugal por la Editora Bizâncio. Desafortunadamente parece que no hay una publicación en español, pero podemos encontrar su versión en francés en Amazon:

El mismo autor ya tiene otro libro, con predicciones hasta el 2025:

Pero, siguiendo con el artículo de «Visão», la publicación nos dice que:

«Escrito por 25 expertos en política internacional del Consejo Nacional de Inteligencia de la CIA, el informe esboza un análisis de las principales tendencias mundiales en el futuro. Una reflexión sobre las fuerzas dominantes y los peligros que rodeaban al mundo, que incluye indicaciones que deberían guiar la política de los Estados Unidos de América en los próximos decenios»

y ya entonces advirtió que «La aparición de una pandemia depende de una mutación genética natural, de la recombinación de las cepas virales ya en circulación o de la irrupción de un nuevo factor patógeno en la población humana». Las cepas altamente patógenas de la gripe aviar, como el H5N1, son probablemente candidatas para este tipo de transformación, pero otros patógenos como el coronavirus del síndrome respiratorio agudo grave y varias cepas de gripe poseerán las mismas propiedades».

Continúa: «Si se declara una zona de pandemia, sin duda se encontrará en una area de alta densidad de población, muy cercana a los seres humanos y los animales, como es el caso de China y el sudeste asiático»

y «La enfermedad se identificaría tardíamente si el país de origen no tuviera los medios adecuados para detectarla. Los laboratorios tardarían semanas en proporcionar resultados definitivos que confirmaran la existencia de una enfermedad susceptible de convertirse en una pandemia».

Y más aún: «A pesar de las restricciones a los viajes internacionales, los viajeros con pocos o ningún síntoma podrían transportar el virus a otros continentes. Los pacientes serían cada vez más numerosos y aparecerían nuevos casos cada mes».

La pandemia, siempre según el mismo documento, combinada con la ausencia de vacuna o inmunización generaría «cientos de millones de muertes» y como consecuencia de todo el caos mundial desatado habría grandes tensiones y conflictos entre los países:

«Si esta enfermedad aparece en 2025, las tensiones y conflictos internos y transfronterizos seguirán propagándose. De hecho, las naciones se esforzarán, con capacidades insuficientes, por controlar los movimientos de población a fin de evitar la infección o preservar su acceso a los recursos naturales».

En los próximos días intentaré acceder a la versión portuguesa para traerles más información.

¿Qué podemos pensar? La CIA es un poderoso centro de inteligencia, sin duda el más grande del mundo, tiene las mentes más destacadas en su personal y dispone de infinitos recursos para actuar. ¿Por qué nadie escuchó? ¿Por qué las autoridades no han tomado ninguna medida preventiva para un determinado escenario?

La CIA no es la única fuente de advertencia sobre la ocurrencia de una pandemia global que desataría el caos general en la sociedad. Otros autores de varias áreas han dado la alerta y lo mostraremos en futuras publicaciones, ¡espera!

Aquí viene lo que conocemos como precognición o premonición, es decir, la capacidad de ver el futuro y anticipar los eventos que aún ocurrirán. Parece que algunas personas pueden recibir la visión de los grandes eventos por adelantado. El tema es largo y no podemos tratarlo brevemente, pero debemos considerar que esta capacidad es real.

No estamos hablando aquí de esos videntes que van a los programas de televisión para la alegría de gente crédula e ignorante, que dicen saber con quién se va a casar uno, si el marido o la mujer tiene una amante, etc.

¡Definitivamente no! Nos referimos a individuos limitados que a lo largo de la historia de la humanidad parecen haber recibido, de hecho, de alguna manera, una visión del futuro por adelantado y transmitido este conocimiento a las generaciones posteriores como una advertencia. Las Profecías.

Lo que parece ser una verdadera precognición está más presente en los acontecimientos que afectan a toda la humanidad y es por eso que podemos llamar de eventos «globales» y son ejemplos las grandes guerras, los desastres y la pandemia que ahora vivimos. No debemos cerrar los ojos ante estas advertencias, porque si ignoramos un peligro real seremos víctimas, pero si actuamos correctamente podemos deshacernos de las amenazas o al menos reducir sus impactos.

En relación con el caso de la CIA ni siquiera podemos hablar de precognición, lo que es aún más grave, porque el informe que se ha elaborado trata escenarios muy predecibles basados en la información disponible. ¿Y los que se llaman teóricos de la conspiración? ¿Tenían razón o no? ¡Creo que sí! Soy más y más «conspiranoico» cada dia.

Lo que tenemos que aprender es que la actitud del hombre precavido debe ser pensar en lo peor esperando que no ocurra, pero preparándose para los días difíciles. Tal conducta debería ser obligatoria para nuestras autoridades que, como en el caso de los Estados Unidos, tienen todas las capacidades para predecir escenarios y preparar las estructuras estatales para proteger al ciudadano.

¡Eso nunca es lo que vemos! 

Eduardo Claro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *