Todos tenemos miedo de morir. Es un poco angustioso pensar en el día que terminamos. Para los religiosos, la creencia en el más allá facilita la convivencia con lo desconocido. ¿Hay un espíritu en el ser humano? ¿Nuestra conciencia sigue existiendo después? ¿Adónde se lleva nuestro espíritu? ¿Otra dimensión? ¿Cómo es el otro lado?

Estas son preguntas para las que no tenemos todas las respuestas, pero hay personas que pueden arrojar algo de luz sobre estas cuestiones trascendentales de nuestra existencia: aquellos que estuvieron en el otro lado durante algún tiempo y fueron capaces de volver y sí, ¡existen!

El hecho es que muchos individuos han sufrido las llamadas «experiencias cercanas a la muerte» o ECM. Por lo general, se trata de personas que han sufrido una muerte durante un corto período de tiempo, pero que de alguna manera se las arreglaron para «volver» y contar las experiencias vividas en el más allá. Ya he recomendado el libro «La Prueba del Cielo: El Viaje de Un Neurocirujano a la Vida Después de la Muerte» del Dr. Eben Alexander que narra su experiencia cercana a la muerte.

Bueno, las experiencias cercanas a la muerte (ECM) son aquellas en las que un individuo se da por muerto durante unos minutos (sin latidos del corazón ni signos de actividad cerebral). Pero termina volviendo a la vida, normalmente con historias sorprendentes sobre el otro lado. Para la ciencia, este es todavía un universo algo controvertido. Incluso con muchos estudiosos tratando de entender y evaluar la exactitud de estos relatos, ninguna teoría ha sido aceptada como verdadera hasta ahora.

Pero hay un caso documentado que se considera el más sorprendente y verdadero hasta la fecha reportado. Es la ECM de Pam Reynolds.

Pam Reynolds Lowery, de Atlanta, Georgia, fue una Cantante y compositora americana. En 1991, a la edad de 35 años, tuvo una experiencia cercana a la muerte durante una cirugía cerebral. Su ECM es una de las más notables y mejor documentada en la investigación del fenómeno.

Pamela Raynolds

Durante la operación «detenida», el cerebro de Pam fue encontrado «muerto» por las tres pruebas clínicas – su EEG fue silencioso, su respuesta del tronco cerebral estuvo ausente y no hubo flujo de sangre a través de su cerebro, lo que la dejó clínicamente muerta.

Curiosamente, mientras estaba en este estado, encontró la ECM «más profunda» de todas. Hizo varias observaciones sobre el procedimiento, que más tarde fueron confirmadas por el personal médico como sorprendentemente exactas.

Esta famosa experiencia cercana a la muerte es considerada por muchos como prueba de la realidad de la supervivencia de la conciencia después de la muerte y de una vida después de la muerte.

Su memoria extracorpórea es «el mejor ejemplo que tenemos en la literatura de experiencias cercanas a la muerte para hundir a los escépticos», según Kenneth Ring, profesor emérito de psicología de la Universidad de Connecticut y cronista de esos episodios.

Eduardo Claro.

Categories: Temas Diversos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *