¿Eres una persona positiva? ¿Siempre trata de mantener una actitud optimista ante la vida, incluso frente a situaciones desagradables? ¿No? ¡Deberías!

Masaru Emoto es un famoso investigador japonés que se dio a conocer después de su primer experimento relacionado con las energías positivas y la influencia de nuestro pensamiento en los objetos y, por consiguiente, en la realidad física que nos rodea.

Dr. Masaru Emoto

En este primer experimento el Dr. Masaru expuso un recipiente con agua a mensajes y sentimientos positivos y a la música de Morzat, mientras que otro recipiente fue sometido a sentimientos y mensajes negativos. Más tarde, se analizaron las moléculas de agua expuestas a sensaciones positivas y se encontró que los cristales de hielo formados constituían patrones armónicos y hermosos, verdaderos mandalas y estrellas maravillosas.

Mientras que el segundo recipiente de agua sometido a los sentimientos negativos mostraba un patrón fractal corrupto y desarmonizado.

En la parte superior, las moléculas de agua expuestas a cosas positivas, por debajo el resultado de las moléculas expuestas a energías negativas.

Siguiendo el mismo principio, el Dr. Masaru realizó el citado experimento con porciones de arroz, sometiendo a algunos a sentimientos y vibraciones positivas y a otros a cosas negativas. La porción de arroz sometida a buenas vibraciones, después de unos días, comenzó a fermentar y a exhalar un agradable aroma. Sin embargo, la porción sometida a la negatividad simplemente se pudre.

el mismo experimento pero con porciones de arroz cocido

Los experimentos aparentemente simples confirman un conocimiento empírico y tradicional que todas las culturas humanas llevan consigo y que nosotros mismos sentimos en nuestra vida cotidiana. ¿Es mejor vivir con personas positivas o con personas negativas? Sin duda todos conocemos a alguien que parece llevar un aura negra consigo, que vive como si tuviera una nube de tormenta sobre su cabeza como esos personajes de Disney!

Sabemos lo horrible que es vivir con gente negativa, porque son personas tóxicas que envenenan todo el ambiente que les rodea. Esta realidad demuestra de manera muy enfática que los pensamientos pueden influir SÍ en la realidad física de la materia, incluso cambiando la naturaleza material del mundo que nos rodea.

Por eso es importante mantener siempre una actitud positiva hacia la vida, ya que nuestras buenas emanaciones contribuirán a mejorar todo lo que nos rodea. Por supuesto esto no significa que en algún momento no estemos tristes o pesimistas, pero es un hecho que tratar de escapar de estos malos sentimientos ayuda a hacer las cosas mucho más fáciles.

Finalmente, sugiero el libro: «El Poder del Pensamiento Positivo» de Norman Vicent. Un verdadero manual que nos enseña a cultivar y mantener nuestra mente positiva, mejorando todo y a todos los que nos rodean.

Categories: Temas Diversos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *